• Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío
  • Fotos de boda: Javier y Rocío

Fotos de boda: Javier y Rocío

Por mucho que se innove en este campo tan creativo que es la fotografía, por muchos nuevos ángulos, localizaciones o mejoras en el montaje que se introduzcan, los profesionales no debemos perder de vista que las fotos de boda deben siempre narrar el momento concreto que vive una pareja. El resto de elementos no deben restarle protagonismo.

Las fotos de boda son... sencillas

Todo depende del gusto de la pareja, pero hay quien se encuentra con fotos espectaculares en localizaciones de ensueño que carecen de detalles que formen parte de la vida de ella o de él.

No hay nada más hogareño que prepararse para el gran momento en la que siempre fue su casa, la de sus padres, como en el caso de Rocío, con vetustos muebles llenos de libros, fotografías, cristalería de ajuar y, en definitiva, recuerdos.

Mirar una foto así en el futuro no solo te hace recordar el momento en el que se tomó, sino vivencias pasadas en ese entorno, en esa sala de estar.

Las fotos de boda son... íntimas

Son íntimas porque tratan de acercarse al interior de alguien, porque exploran y quieren retratar sus sentimientos. Y, para ello, la persona es fundamental.

Momentos con el círculo íntimo de la pareja (como las damas de honor de Rocío), con los invitados congregados durante la ceremonia. O enclaves olvidados en favor de otros supuestamente más mágicos, que recuperan su encanto para las fotos de boda. Sirva de ejemplo el casco antiguo de Mairena del Alcor, el lugar escogido por Javier y Rocío.

Las fotos de boda son... alegres

Alegres como merece el día que los novios viven. Que reflejen la felicidad. Pero también con cierta sana nostalgia por la vida que se deja atrás, al inicio de la vida juntos.

Cada sesión de fotos de boda debe ser, pues, una aventura nueva para un equipo de fotógrafos como el nuestro, evitando que los años de experiencia nos impida tener en cuenta todas estas premisas.

Damián Fotógrafo

Fotos de boda: Javier y Rocío

Escribe tu comentario