• Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega
  • Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega

Boda de Raúl e Inma

Raúl e Inma no renunciaron a reunir a amigos y familiares con motivo de su unión matrimonial, pero quisieron hacerlo con un estilo sencillo, cercano y tradicional. Y, cuando de ello se trata, el equipo que conforma Damián Fotógrafos es capaz de sacar lo mejor.

Raúl e Inma en la intimidad

Como es habitual, la ceremonia va precedida de los momentos en casa, preparándose como nunca para un día irrepetible. El novio se prestó a los bromas de amigos y familiares, que tan bien vienen siempre para descargar nervios.

Mientras, en casa de la novia, prestamos atención a los detalles. Primeros planos para tener el recuerdo de los anillos, aún sin poner, los zapatos de tacón o la canastilla con flores. Un contrapicado que recoja ese momento cumbre de retocar los labios. Un plano general para que quede constancia de quién rodeaba a la novia en esos momentos tan especiales y cómo de radiante estaba ella. Y luego, rumbo a San Sebastián.

La de la ceremonia es quizás la parte más emotiva porque, entre otras cosas, los novios se ven por fin. Organizan el día juntos, pero ese día llegan por separado y con las máximas expectativas, con las emociones a flor de piel.

Reportaje entre el Castillo y la Vega

Los jardines del Castillo de Luna de Mairena muestran, sesión tras sesión, que merecen tener más protagonismo. Cuentan con un gran número de recovecos y rincones para sacar el máximo partido a las fotos, ya sea junto a arriates plagados de verdor y rosas, bajo el tronco curvado de uno de sus árboles; ya sea entre las palmeras; ya sea en su mirador.

También se trata de buscar el ángulo adecuado en la Vega, para extraer toda la belleza de un paisaje que combina colores como el azul, el verde y el amarillo vivo. Desde planos generales a medios planos entre girasoles. Tan sencillo, tan sublime.

Celebración en El Cine

Un salón de celebraciones con tan amplia trayectoria a sus espaldas difícilmente puede no estar a la altura. A su decoración fija con aires vintage se suma la energía con la que su plantilla monta las mesas en cada ocasión. Si el equipo trabaja bien, los novios están tranquilos y disfrutan, y nosotros podemos hacer fotos como éstas del baile. Es una cadena.

Y, como siempre, no nos despedimos sin dar nuestra más efusiva enhorabuena a los novios. ¡Felicidades!

Foto Damián

Boda de Raúl e Inma: exteriores en El Castillo de Luna y La Vega

Escribe tu comentario